SUDAMÉRICA BY NIGHT: ARGENTINA.


     Una de las más avanzadas y prósperas naciones de Sudamérica, Argentina es una vasta extensión de montañas, bosques y pampas (praderas), completas con gauchos (vaqueros). Las pampas sustentan a las enormes industrias cámicas, mientras que en la capital, Buenos Aires, alberga fuertes compañías químicas y automovilísticas.


     No obstante, como la amplia mayoría de los países sudamericanos, Argentina ha sufrido una historia turbulenta y de violencia constante. Muchas de las crisis de Argentina en el presente siglo tienen su origen en el reinado del carismático y reformista, pero dictatorial Juan Perón. Su esposa, la llamativa y popular Isabel de Perón (inmortalizada en el musical Evita) también llegó a gobernar brevemente el país, pero fue derrocada en 1976. Entre los gobiernos de los Perón, y tras ellos, hubo una sucesión de gobiernos civiles y juntas militares, ninguna mucho más afortunada que Perón en la solución de los problemas del país. En particular, la junta militar que sucedió a Isabel de Perón se hizo tristemente célebre por su guerra sucia, en la que se calcula que desaparecieron treinta mil subversivos.


     A pesar de esta historia, Argentina tiene tanto éxito como es posible para una nación sudamericana. Sus clases altas, especialmente, viven en un esplendor que rivaliza con el de sus contrapartidas en Europa y Estados Unidos. Un régimen moderado ha patrocinado el auge de la industria, y Argentina está en cabeza en cuanto a prosperidad y alfabetización.


     Quizá esta relativa estabilidad se deba en parte a la plácida fachada de la Estirpe en la zona. Los vampiros han ido y venido a lo largo de la historia de la nación. Actual- mente, Lasombra, Toreador y unos pocos Ventrue, inmigrantes europeos en su mayoría, forman el núcleo de la población vampírica de Argentina. La mayoría de estos vampiros, están más interesados en sus metas personales que en servir a sus sectas, y no es raro que un Ventrue y un Lasombra, que serían encarnizados rivales en latitudes más septentrionales, se sienten juntos en la veranda de algún exclusivo club bonaerense, fumando cigarros, fingiendo beber brandy y considerando posibles fusiones.