SUDAMÉRICA BY NIGHT: CHILE.



     El control de Chile por parte del Sabbat es una constante causa de frustración para la Camarilla, a pesar de sus numerosos intentos por arrebatárselo a la secta rival, Chile se mantiene firme. Este país resulta particularmente irritante para los Ventrue, pues el Sabbat se las arregló para derrotar al clan en su propio juego. En lugar de recurrir a enjambres de neonatos y una flagrante falta de respeto por la Mascarada de la Camarilla, los Lasombra del Sabbat adquirieron la mayor parte de la industria minera, que supone la base de los recursos naturales de Chile, y ayudaron al ganado a derrocar al gobierno marxista del país.


     Habiendo aprendido de sus errores en Méjico, el Sabbat comenzó a industrializar el país de forma que no destruyese los principales centros de población. En cuestión de poco menos de una década, el pueblo chileno fue introducido en la edad industrial, educado para evitar virtualmente cada una de las principales contrariedades ocurridas en Méjico. A pesar de los numerosos abusos contra los derechos humanos cometidos duran, te la dictadura de Pinochet, apoyada por el Sabbat, la cada vez más próspera clase media chilena se ha dado por satisfecha con la situación. Y lo que es más importante, el control estatal de todos los recursos vitales chilenos asegura que las compañías estadounidenses manejadas por la Camarilla no podrán regresar a Chile y recapturar las tierras y explotaciones mineras que vendieron al gobierno marxista.


     Sin embargo, el Sabbat aún es incapaz de controlar a la población indígena del sur, y no han descubierto la forma de impedir a los ecoterroristas Lupinos que ataquen sus complejos industriales. Corre el rumor entre los Sabbat chilenos de que la Camarilla o los Autarcas Gangrel están colaborando con los Lupinos para acabar con la hegemonía Sabbat. Por otra parte, todavía operan en la región traficantes de droga apoyados por los Setitas, aunque no son una amenaza tan grave como en Colombia o Centroamérica.


     La capital, Santiago de Chile, es una metrópoli en rápido, crecimiento, con una población de más de cinco millones de personas. A causa de las relajadas regulaciones del Sabbat, la zona ha adquirido una gran reputación de violencia. De hecho, las mismas manadas Sabbat que ayudaron a establecer el poder de la secta en la región están comenzando ahora a amenazar la estabilidad de Santiago. Los vampiros de la Camarilla observan a distancia el creciente caos, esperando con fervor la implosión de Chile.