SUDAMÉRICA BY NIGHT: COLOMBIA.


     Colombia está unida a América Central a través del Canal de Panamá. Es también uno de los mayores obstáculos para los Estados Unidos y sus parásitos de la Camarilla. La región es una zona libre para todo tipo de vampiros hostiles. Sabbat, Giovanni y Setitas han establecido puestos avanzados en la zona, respaldando abiertamente a los traficantes de droga colombianos como el Cártel de Medellín.


     Colombia ha sido un campo de batalla para mortales y Cainitas desde la llegada de los españoles en el siglo XVI. Las luchas entre los vampiros nativos, los Balam (hombres jaguar), los Vástagos de la Camarilla y los Lasombra del Sabbat han salpicado el territorio colombiano durante siglos. En 1819, el héroe (y, según murmuran algunos, ghoul de los Ventrue) Simón Bolívar derrotó a los españoles, consiguiendo la independencia de la nación de la Gran Colombia, una coalición de varias regiones que más tarde se disolvería en los países de Colombia, Perú, Panamá, Ecuador y Venezuela. Durante esta breve unificación, los Vástagos de la Camarilla mantuvieron el control absoluto. Sin embargo, las influencias del Sabbat y vampiros neutrales (incluyendo varios vengativos Lasombra) canalizaron una rápida y volátil guerra de sangre, que llevó a la desintegración de la Gran Colombia. El cambio tuvo lugar de forma tan rápida que incluso la Camarilla fue sorprendida con la guardia baja. La Gran Colombia se disolvió en 1830, y en el tumultuoso período que siguió, muchos vampiros de la Camarilla fueron destruidos o forzados a huir.


     Colombia y Panamá continuaron siendo una sola nación incluso después de la disolución de la Gran Colombia. Sin embargo, el fin de la Guerra de la Independencia panameña (1899-1903), convirtió a Panamá en un país libre, con la ayuda de la Camarilla de Estados Unidos.


     La violencia en Colombia se prolongó durante las décadas siguientes, mientras la lucha entre Vástagos de todo tipo salpicaba al mundo mortal. Finalmente, un inesperado ataque de los Setitas, que usaron al general Gustavo Rojas Pinilla como su apoderado y peón, terminó con los conflictos. Entre 1953 y 1957, los Seguidores de Set gobernaron Colombia con pudo de hierro. Sólo las fuerzas combinadas de la Camarilla y los Giovanni pudieron derrotar al brutal ejército creado por los Setitas. Pero justo cuando la Camarilla estaba convencida de que la "revolución de las serpientes de arena" había terminado, Giovanni y Setitas llegaron a un acuerdo en el último minuto que expulsó del país a la secta. La inesperada alianza cogió por sorpresa a la Camarilla, sellando el destino de Colombia en pocas semanas.


     Resuelta a no tomarse la derrota a la ligera, la Camarilla puso en juego su poderosa influencia en Estados Unidos para causar problemas a Colombia. Los embargos y las tasas a la exportación absurdamente altas estuvieron a punto de llevar a los clanes aliados a la ruina. Sin embargo, la coalición respondió fomentando entre el ganado de Colombia la producción de drogas ilegales y muy eficaces, lo que, gracias a la ayuda de los Setitas de Estados Unidos, proporcionó ingentes sumas de dinero a los dos clanes. Aunque desde entonces la coalición Setita, Giovanni ha seguido el camino de la mayoría de los tratados entre vampiros, y vampiros afiliados a la Camarilla y el Sabbat han comenzado a introducirse de nuevo en la nación, las sectas en conjunto mantienen las distancias.


     Hoy en día, Colombia es una tierra inestable y violenta. Vampiros de la Camarilla y el Sabbat (en su mayoría con una lealtad muy tenue hacia sus respectivas sectas) compiten por el control con Setitas y Giovanni. Muchos de los conflictos estallan por el control sobre los cárteles de la cocaína que infestan la nación.


     De hecho, los señores de la droga colombianos suelen tener más poder que el mismo gobierno, hasta el punto de ordenar el asesinato de los cargos 'no cooperativos" (es decir, honestos). Aunque gran parte de la maldad de los cárteles es estrictamente humana, estas poderosas y despiadadas organizaciones criminales han atraído su parte de Sanguijuelas.


     Lasombra, Setitas, Brujah, Giovanni, Ravnos y el ocasional Gangrel... todos se han infiltrado en uno u otro cártel, usando una mezcla de manipulación y fuerza bruta para que las bandas cumplan su voluntad. Recientemente, los agentes del gobierno han cosechado algunos éxitos en su lucha contra los cárteles pero la inmediata huida de la justicia de Pablo Escobar Gaviria, líder del Cártel de Medellín es un mudo testimonio de que muchos Cainitas desean mantener la salud de los circuitos de la droga.


BOGOTA NOCTURNA

     Bogotá es una de las mayores ciudades de Sudamérica, y una de las más disputadas. Vástagos de la Camarilla coinciden con Setitas, Lasombra y Giovanni en esta ciudad de alrededor de cinco millones de personas. Aunque reina una especie de paz, las numerosas escaramuzas entre los clanes estremecen ocasionalmente la ciudad. Aunque Bogotá no es la base de poder económico más sustanciosa del país, sí que genera más de un tercio del capital nacional.


     Irónicamente, ni los Giovanni ni los Setitas controlan la riqueza de Bogotá. Este privilegio corresponde a los Toreador, que han permanecido en la ciudad a pesar de la pérdida del control por parte de la Camarilla. Considerada la Atenas de América, Bogotá alberga varias editoriales de prestigio, que suministran sus productos a Europa y Sudamérica. Los Toreador de Bogotá han resistido los esfuerzos de Setitas y Giovanni por expulsarle.


     Bogotá es la única ciudad de Colombia gobernada por un príncipe: Marcos Belegrad tiene tal poder financiero y político en la ciudad, que incluso los clanes ajenos a la Camarilla se ven forzados a atender sus órdenes. Los cuatro intentos de acabar con la existencia del príncipe han fracasado, y se sabe que hasta los Setitas están impresionados por la capacidad del "dandy español" para evitar la Muerte Definitiva.