SUDAMÉRICA BY NIGHT: PERU.




     Perú está dominado por el Sabbat, que lo usa más como un lugar donde llevar a cabo sus negocios que como una fuente importante de ingresos o poder. Las, en su mayor parte, subdesarrolladas tierras peruanas son consideradas demasiado peligrosas a causa de los Lupinos y Bastet en la zona. La mayoría de los vampiros se mantienen alejados de la extensas junglas de Perú, aunque se sabe que varios poderosos Autarcas Gangrel merodean por ellas.


     Un peligroso movimiento guerrillero, la organización marxista Sendero Luminoso, causa problemas en el país. Unos pocos antitribu Brujah colaboran con el grupo, ya sea por idealismo o (más probable) por diversión. Los demás miembros del Sabbat pasan por alto las libertades de sus compañeros de secta; las muertes de ganado significan poco para ellos, y la caída del gobierno peruano preocupa, ría menos todavía a los no muertos del país.


     El único lugar suficientemente desarrollado para que el Sabbat lo emplee corno fuente de alimento y protección es Lima, la capital, hogar de unos cuatro millones de personas. Lima es una ciudad extensa y muy industrializada, pero también alberga serios peligros para los Vástagos. Los rumores acerca de una capilla de los magos Cuentasueños cerca de los prehistóricos monumentos de las Líneas de Nazca han sido confirmados recientemente, e incluso los más temerarios Sabbat se mueven con cautela por la zona. Sencillamente, Perú es demasiado duro para los Vástagos: muchos prefieren evitar los peligros que representan Lupinos y hechiceros.


     Un pequeño puñado de Tzimisce del Sabbat se ha consagrado a la misión de infiltrarse en los círculos de los Cuentasueños y aprender sus secretos. Por ahora no han tenido mucho éxito, aunque han descubierto que los magos se reúnen periódicamente en las Líneas de Nazca y a la vez en las ruinas incas de Machu Picchu.