Conocido también como la Mano Negra, se rumorea que ha evolucionado a partir de un culto medieval a la muerte. Poco de su naturaleza ha cambiado desde entonces. Es la secta mayor después de la Camarilla, y trata agresivamente de aumentar su dominio. La Mano Negra gobierna mediante el miedo, el odio y la violencia física. El Sabbat esta organizado en unidades conocidas como "manadas", que son extremadamente leales entre sí, alimentándose y viajando como un grupo.


     Los miembros del Sabbat provienen de muchas líneas de sangre distintas, si bien dos clanes dominan la organización: los Lasombra y los Tzismisce. El procedimiento de iniciación en el Sabbat esta diseñado para destruir todo vestigio de Voluntad en un vampiro nuevo. Se asesina a los Iniciados, lenta y dolorosamente, y a continuación se les da la sangre. Esta sangre no proviene de un solo miembro del Sabbat, sino de tantos como estén presentes en la iniciación, reuniendo su sangre en un cáliz, después entierran vivo al Iniciado y él debe arrastrarse hasta el exterior para poder vivir.


     Una vez el Iniciado se libere, se le impone un vinculo de sangre con la manada que le abrazo. En un extraño ritual, que tiene lugar a lo largo de otras dos noches, de le da más sangre al Iniciado. Los miembros del Sabbat se regocijan en ser vampiros y dar rienda suelta a sus instintos. Consideran despreciables a los demás Vástagos por el empeño que ponen estos en retener su Humanidad. Para el Sabbat, esto es la mayor blasfemia. Se dice que el Sabbat participa en un extraño tipo de diablerie, en el que sus miembros despedazan a los Antiguos de su genero, para que los Vástagos más fuertes, agresivos y jóvenes ocupen su lugar. Sin embargo, esto no se ha confirmado.