Hace alrededor de dos siglos y medio, un religioso francés trató de recopilar toda la información existente sobre la naturaleza de los vampiros, por ello, no es sorprendente que ese tratado contenga muchas contraindicaciones y zonas ambiguas. Citando informes de Comisiones Papales enviadas para ocuparse de plagas de vampiros en Austria, Hungría, Moravia y Silesia. Este religioso informa de que se puede destruir a un vampiro atravesándolo con una estaca de madera, decapitándolo después y quemando los restos. Indudablemente esto destruiría a un vampiro, al igual que a un mortal.


     Las películas han abreviado han abreviado algo este tratamiento creando la falacia de que la estaca es suficiente. No creáis que estos relatos. Si se atraviesa el corazón de un vampiro con una estaca, se inmoviliza, pero se necesita algún tratamiento posterior. Ya sea esto la cremación o la exposición al sol, pero no confiéis solo en la estaca. Tampoco deberíais tener fe en armas de metal. Estos objetos hieren, pero las heridas sanan rápidamente.


     El sol según se dice, es la perdición inevitable para esta especie, las películas muestran vampiros de maquillajes abigarrados, deshaciéndose en polvo bajo la caricia del sol o estallando en llamas como si los rociaran con fuego, esto es cierto si bien algo exagerado. La luz del sol quema la piel como el fuego, y solo los más viejos y fuertes pueden soportarlo durante mucho tiempo. Por ello deben dormir durante el día y actuar solo por la noche. Durante el día son muy lentos y no es difícil hacer otra cosa que dormir.


     Pueden dejar a un lado las cruces, el agua bendita, y las demás galas de la religión: la iglesia es el primer refugio de los mortales que se enfrentan a cosas que están más allá de su comprensión, sobre todo en la antigüedad. Hay que olvidarse de los trucos de cine, con sus candelabros cruzados y las sombras de las aspas de los molinos de viento. Las presuntas propiedades del ajo son de la misma manera pura superstición. No repelen a los vampiros más que a los mortales, al igual Los directores de cine han hecho que otras leyendas falsas pasen a formar parte del lenguaje habitual, por ejemplo que no se pueden reflejar en un espejo, también pueden aparecer en una película fotográfica.


     Es igualmente ridículo suponer que un vampiro no pueda viajar por donde desee. Los Cainitas pueden entrar en cualquier casa y hogar que les apetezca, en cualquier momento. Asimismo es absurdo pensar que un vampiro no pueda atravesar un curso de agua. En realidad, el agua no les afecta en absoluto. Como no respiran no pueden ahogarse, aunque estar atrapado bajo el agua es desagradable y con el tiempo, puede producir algún deterioro físico, ningún vampiro ha muerto únicamente por inmersión.


     El vampiro de cine, según parece, puede adoptar diversas formas si la Apariencia humana no sirve a sus fines: lobo, murciélago y niebla, y en algunas leyendas también de gato y ave nocturna. Los poderes de los Antiguos son considerables, y rara vez se encuentran en aquellos de generación posterior. Un vampiro que tenga diversas formas será de un clan especial, el clan Gangrel, o bien muy viejo, muy sabio y poderoso. Sin embargo, muchos de los vampiros tienen aptitudes que un mortal consideraría sobrenaturales. Como depredadores sus sentidos son agudos, y algunos han desarrollado otros Talentos que les ayuden en su caza.