AUGUSTO CAMPOS

Historial

     Nacido en Cádiz en 1929 en el seno de una familia humilde, Augusto se vio obligado a trabajar desde muy temprana edad. Creció en esta bonita ciudad costera ganándose la vida como limpiabotas, vendedor de periódicos, cargador de maletas en el puerto, y demás trabajos que pudieran hacer que ganara el suficiente dinero como para costear las medicinas de su madre enferma. No teniendo el dinero suficiente como para poder pagar el tratamiento de su madre se vio obligado a robar y a trabajar para personas que manejaban negocios ilegales. Aún así tuvo que ver como su madre poco a poco se consumía y moría en sus brazos. Siguió trabajando cerca del puerto y de la zona rica de la ciudad. Poco a poco, fue creciendo y a medida que lo hacía conocía a más gente importante, dándose cuenta de la falsedad que rodeaba a la clase alta y de la gran parte de culpa que tenían ellos de que gente como él y como su madre se hubieran visto obligados a vivir en la miseria. Esto le hizo que comenzara a ahorrar dinero para marcharse de la ciudad asqueado de la sociedad que le rodeaba y decidiera marchar a otro lugar.


     Su destino fue Inglaterra, donde llegó con 20 años, contaban que en este país reinaba la democracia desde hacia siglos y había trabajo suficiente como para poder vivir tranquilo sin tener que preocuparse por mayores problemas, quizás entonces sería el momento de formar una familia. Una vez que llegó a Southampton comenzó a buscar trabajo, finalmente terminó trabajando en una fábrica, durante años asistió a las distintas reuniones de trabajadores y a las manifestaciones propuestas por los sindicatos luchando contra los horarios excesivos que las empresas exigían a sus trabajadores. A medida que pasaba el tiempo cada vez formaba parte de más protestas, enfrentándose a las autoridades en numerosas ocasiones y luchando por los derechos de los obreros. Siguió luchando por cuestiones laborales y estructurales, además de políticas durante los 7 años siguientes a su llegada a Southampton. Entonces fue cuando en una manifestación y corriendo con la policía en los talones un joven de unos 20 años, llamado Timothy Larson, tras ocultarle le invitó a quedarse esa noche en su casa. Tras conversar con él toda la noche, Augusto se dio cuenta de que tenían muchas cosas en común y que ese tal Timothy parecía esconder algo, por ello siguió visitándole durante las siguientes semanas, incluso aquellos días que estaba lo suficientemente cansado como para no poder conciliar el sueño en dos o tres horas no dejaba de ir a visitarle. A pesar de su juventud, era una persona culta y que parecía haber leído a los mayores pensadores del S.XVIII y XIX, todo lo que decía parecía tener coherencia con todo lo que Augusto pensaba, la lucha entre clases, el dominio de los ricos sobre los pobres, la economía sumergida y porque esta se daba en los sectores más marginados socialmente. Sus palabras le cautivaban y hacían que fuera a visitarle todas las noches que le era posible.


     Una de esas muchas noches, entusiasmado por la profunda conversación que estaban manteniendo Augusto no pudo frenar el impulso de Timothy cuando éste se abalanzó sobre él y le obligó a mantenerse quieto agarrándole por el cuello con sus poderosos brazos, aunque Augusto se resistió poco a poco quedó rendido ante el enorme esfuerzo realizado por librarse de la presa de Timothy. Casi desmayado presenció como su atacante se acercaba hacia él y notó como sus fríos labios le besaban el cuello para entonces clavarle los colmillos con tal fuerza que le causaron un daño terrible, daño que pronto pasaría a convertirse en un intenso placer.


     Cuando despertó su agresor estaba frente a él, tras un intento de golpearle frenó su brazo y le obligó a escucharle con sutiles palabras. Le explicó que ahora él era lo mismo que Timothy, un vástago, un Brujah, y que le había estado observando durante varios meses hasta que se decidió a abrazarle, y que ahora era el momento de luchar entre los no-muertos y dejar al rebaño a un lado, que debía acabar con su vida de humano y comenzar una nueva no-vida. Durante los siguientes meses siguió explicando a Augusto todo aquello relacionado con aquellos que ahora eran sus hermanos, los Brujah, y quienes eran ahora sus amigos y quienes sus enemigos, además de ciertos secretos relacionados con las criaturas sobrenaturales que nos acompañaban en el mundo. También le enseñó la importancia de las armas y el hecho de saber manejarse físicamente, por ello comenzó a entrenarse, incluso yendo a luchar a la Gran Guerra, durante la cual consiguió aprender alemán además de a manejar armas de fuego. En la II Guerra Mundial también logró conocer a Herbert Jameson, al cual después de unos años decidió convertir en su criado después de ver que era fácilmente manejable. Desde que Herbert pasó a ser uno de los ghouls de Augusto lo acompaña a donde quiera que va y es sus ojos de día., por ello recibe su dosis de sangre periódica para poder seguir con vida y no morir.


     Al cabo de un par de años Timothy se marchó sin dejar rastro y fue entonces cuando Augusto comenzó sus andanzas como vástago sin tener que rendir cuentas a nadie y pudiendo hacer lo que le viniera en gana, después de viajar por distintos lugares de Europa. Al enterarse que en Barcelona desde la década de los 90 reinaba el caos decidió volver a su país natal para una vez allí establecerse en esta ciudad costera. Ahora Augusto lleva unas 2 semanas en la ciudad, ha empezado a establecerse en ella y a conocer los ambientes por los cuales se mueven los suyos y por donde no ha de moverse. Ahora es uno de los nuevos vástagos que ha llegado a la ciudad, uno de los muchos que quieren aprovecharse del desorden que en ella reina.


Descripción Psicológica

     Un tipo tranquilo si no se le tocan las narices. Suele pasar de todo, aunque hay algunos temas por los que se interesa, aquellos que le puedan reportar algún favor, prefiere eso que dinero, para que más. Confía en que aquel que haga un trato con él lo respete, si no perderá las pelotas, si las tiene. Como buen brujah no le gusta que se estén haciendo gilipolleces a su lado, que las haga a un malkavianse permite, con los que hay que ser un poco más tolerantes que con los demás, estos tipos son peligrosos, no olvidemos que están locos y conviene ser su amigo o por lo menos que lo crean así, además son legales. Los ventrue no son su clan favorito, de hecho no le caen muy bien, considera que son unos politicuchos del tres al cuarto que se respaldan en su poder y en su hipocresía, sólo tienen dinero; si nosotros somos la chusma qué son ellos. En cuanto a los Tremere, de ellos mejor ni hablar, que crean que me caen bien, hay que ser más astutos que ellos. Con los Gangrel mejor tener cuidado, son buenos luchadores. Los toreadores, son demasiado humanos como para confiar en ellos, pero no conviene tenerlos en contra tampoco, no me gusta su presencia pero puedo tolerarla. En cuanto a los Nosferatu, deberían ser mejor tratados, está bien, son feos, pero no por ello debieran ser desdeñados, nadie les ha tendido nunca una mano, sus conocimientos son válidos.


     Augusto trata bien a aquellos en los que puede confiar, aquellos que realmente son de fiar y que merecen su amistad, Augusto valora bastante eso, la amistad y el honor. En los Assamitas sin duda se puede confiar son tipos con palabra y que cumplen los tratos que realizan. Los demás independientes son demasiados extraños como para intentar comprenderlos, aunque los Ravnos son buenos tipos.


     Me gusta estar en compañía de algunos humanos, más que nada mendigos, borrachos y tal que puedan alimentarme sin mayor problema. También me gusta estar con ellos, a veces tienen cosas importantes que contar. A veces, les hago alguna pequeña donación, cuando me caen especialmente bien, o me dice algo de mucho valor.


Camarilla y Sabbat

     Augusto pertenece a la Camarilla, por ahora esta le reporta mayores beneficios que el Sabbat, estos tipos están algo locos, lo que hablan de ellos no es nada bueno, todo podría ser mentira y propaganda realizada por la misma Camarilla, pero si ninguno de ellos viene a hablar conmigo para confiarme a que se dedican seguiré del lado del que estoy.

Descripción física

     Tiene cabellos largos y de color castaño oscuro, ojos negros y perilla. Su cuerpo atlético, por último tiene un argolla en la oreja izquierda. Viste con una chupa de cuero bajo la cual lleva una camiseta arrugada de cualquier grupo heavy. Viste pantalones vaqueros rotos, además de botas vaqueras de pico. Mide aproximadamente 1.90 y peso unos 88 kg.

Mi casa

     Su casa se encuentra en las afueras, en la zona marginal, se trata de una casa "semiokupa". En las paredes resaltan los graffitis y las manchas de humedad, vivo en el tercer piso, las escaleras crujen a tus pies y alos de tu compañero Pedro. En el tercer piso hay una puerta tan sólo, blindada, cuando se llama, la abre un tipo alto y atletico, se presenta como Herbert, es mi compañero de piso.

Posesiones

     Un piso alquilado, una motocicleta, un pistolón y un machete. Además de lo típico, el reloj, un pañuelo, pulseras, pendientes, etc.