ORGANIZACIÓN

EL CIRCULO INTERIOR

     El Círculo Interior es la entidad ideal; es el modelo inadvertido para los "Maestros Secretos" de los que hablan tantos teóricos de las conspiraciones. Los vástagos del Círculo Interior son aquellos que tiran de los hilos de toda la secta, creando justicar y derribándolos con la misma ecuanimidad. Nadie sabe quiénes son los vampiros del Círculo Interior, pero ninguno puede negar que el Círculo Interior es el auténtico núcleo alrededor del que gira la Camarilla.


     Una vez cada 13 años, los antiguos más viejos de los clanes de la Camarilla se reúnen para discutir la dirección futura de la secta y los asuntos actuales. Se puede convocar a otros vampiros para que den su opinión, pero sólo los antiguos pueden emitir los votos de sus clanes. Los clanes y líneas de sangre menores no tienen representación en él, y la presencia de otros la deben tolerarla los miembros del Círculo.


     Durante este tiempo, los miembros de este consejo nombran justicar (con las disputas, amenazas, negociaciones y regateos habituales), consideran y deciden la dirección de la Camarilla para los siguientes 13 años, y regulan aquellos asuntos que afectan a toda la organización. Muchos creen que los miembros del Círculo Interior siguen manteniendo correspondencia durante años, dirigiendo a los justicar cuando es necesario y reuniéndose si las circunstancias lo exigen. Nadie sabe a ciencia cierta cómo consiguen su puesto los miembros del Círculo Interior, y si se limitan a sobrevivir hasta convertirse en vejestorios con un poder monstruoso.


     Uno de los secretos mejores guardados de la Camarilla sigue siendo quién forma el Círculo Interior. Se sabe que supuestamente son "los más antiguos" de sus clanes, pero esa definición está abierta al debate. Algunos creen que la composición del Círculo Interior ha cambiado con el paso de los siglos a medida que algún representante de clan encontraba la Muerte Definitiva, quedaba aletargado o simplemente desaparecía. Otros creen que los miembros del Círculo Interior sirven a otras facciones en sus no vidas en los clanes; los Tremere, por ejemplo, sospechan que un miembor de su Consejo de Siete ocupa una plaza en el Círculo Interior, pero como ninguno ha tratado de demostrar jamás esta teoría, sigue siendo una especulación. Dicha reserva es en gran medida una cuestión de tradición, pero en estas noches se ha convertido en un asunto serio de seguridad. Con el asesinato del Justicar Petrodon, los vampiros del Círculo Interior se dan cuenta de nuevo que son el primer premio, y no quieren arriesgar sus no vidas.


     Pocos Vástagos, incluso los justicar, saben lo que hace el Círculo Interior con la mayor parte de su tiempo. Muchos creen que permanecen en contacto con los antiguos de sus clanes, manteniendo sus dedos sobre los cambios internos y recopilando información de sus justicar para poder considerar qué es necesario tratar en la siguiente reunión. Los vampiros optimistas creen incluso que los Vástagos del Círculo Interior de vez en cuando enseñan a sus hermanos más jóvenes, escogiendo a un vampiro como sucesor designado para esa noche inevitable en la que se quede una silla vacía en la mesa del consejo.


     Aquellos que han despertado la gran furia colectiva del Círculo Interior normalmente lo han hecho de un modo espectacular. El castigo más impresionante que puede imponerse a un infractor es un lugar en la Lista Roja, lo que garantiza al criminal una caza de sangre durante toda la eternidad por parte de toda la Camarilla. El Círculo Interior puede solicitar a los justicar que aporten su fuerza a la caza, los que a su vez solicitan sus muchos recursos para acosar a un infractor hasta los confines de la tierra.