Historia y Tradiciones

Documento transcrito y resumido por Kuder Agnielli
-kike_poeta@hotmail.com-


     Una transcripción de Kuder Agnielli para explicar la fastuosa organización que ideó Ricardo Corazón de León y Hardestadt para congregar a todos los Vástagos bajo una misma bandera.


     La Camarilla se fundó en 1435, en respuesta a las múltiples revueltas protagonizadas por los Vástagos más jóvenes contra sus mayores (las revueltas anarcas) y al acoso que sufrían los Vástagos por parte de la Inquisición. Los ancianos veían cómo sus chiquillos caían a manos de los inquisidores, algunos entregaban voluntariamente a su descendencia con tal de salvar su propia no-vida, era realmente una Edad Oscura.


     Hasta que unos cuantos visionarios desarrollaron un plan con el que asegurarse la supervivencia en tiempos tan difíciles. Escondiéndose entre los propios mortales, aparentando ser uno con ellos, y propagando las ideas de que los vampiros no eran más que criaturas legendarias, mitos inexistentes, pusieron los cimientos de la Mascarada. Ésta no es más que una gran mentira, la de que los vampiros no existen, que son parte de la literatura, de los cuentos de miedo.Se esconden a plena vista.

Territorios de la Camarilla

     La Camarilla surgió en Europa, y desde su nacimiento tuvo que enfrentarse a la otra gran secta de vampiros, con una filosofía diametralmente opuesta, el Sabbat.


     Durante las guerras que siguieron a la fundación de ambas sectas, la Camarilla fue ganando terreno en Europa, hasta el punto de llegar a controlar virtualmente toda Europa. (Exceptuando España y parte de la Europa de Este).

     Tras el descubrimiento de América, los colonos comenzaron a arribar a sus costas en grandes cantidades.Con ellos, los vampiros. Pero aquí el territorio era virgen, apenas habían vampiros, y ninguno de ellos estaba alineado entre las dos facciones en disputa.


     Así, los Estados Unidos son controlados en su mayoría por la Camarilla, con un curioso "reparto de costas", y los ELA (estados Libres Anarquistas, haciendo de "colchon" entrambos).

Sudamérica está bastante repartida, no se puede hacer una generalización de si pertenece al Sabbat o a la Camarilla, aunque sería el primero el que tendría más poder, mientras que las ciudades más importantes de Australia están bajo el control de la Camarilla. Centroamérica pertenece al Sabbat

Las Seis Tradiciones

     Las Seis Tradiciones son unas sencillas leyes que han de cumplir todos los Vástagos. Éstas son absolutamente necesarias para mantener la Mascarada, y se espera de todos los vampiros residentes en una ciudad controlada por un Príncipe de la Camarilla que las cumplan, bajo pena de severas sanciones, incluida la muerte verdadera.

La Primera Tradicion: La Mascarada

     "No revelarás tu condición a nadie que no sea de tu sangre. Haciéndolo renuncias a tus derechos de sangre"


     Una de las tradiciones más celosamente guardadas, la primera tradición prohíbe a los vampiros revelar su naturaleza vampírica a cualquier mortal. Ésta es la premisa sobre la que se soporta toda la existencia de la Camarilla, y es la más importante, pues ya es sabido lo que pueden llegar a hacer los mortales si se organizan y conocen dónde golpear.

La Segunda Tradicion: El Dominio

     "Tu dominio es de tu responsabilidad. Todos los demás te deben respetar mientras se hallen en tus dominios. Nadie podrá desafiar tu juicio mientras se halle en tu dominio."


     La Camarilla considera que los crímenes han de contenerse a nivel de ciudades. Los Príncipes son los encargados de ello, siendo el primer escalón en la pirámide del poder dentro de la Camarilla. Ésta tradición es la que les proporciona el derecho de mandar sobre los demás vástagos de su ciudad, siempre hasta cierto punto.

La Tercera Tradicion: La Progenie

     "Sólo engendrarás nuevos Vástagos con el permiso de tus mayores. Si creases progenie sin su permiso, tanto tú como tus descendientes serán eliminados."


     Ésta tradición limita la creación de nuevos vampiros, al someterla al control estricto del príncipe. Todos aquellos que deseen tener progenie habrán de hacerlo con su beneplácito. Ésto se hace para limitar el número de Vástagos de una ciudad, pues cuando la población de vampiros es demasiado elevada, la Mascarada se vuelve cada vez más difícil de mantener. Además, la Camarilla tiene siempre presente de lo que son capaces demasiados anarcas incontrolados.

La Cuarta Tradicion: La Progenie

     "Aquellos chiquillos que crees serán tu responsabilidad. Hasta que tu progenie sea liberada, habrás de controlarla en todo lo que haga. El castigo de sus pecados será también para tí".


     Ésta tradición estipula que hasta que el nuevo vampiro no sea "presentado en sociedad", su progenitor es responsable de todos sus actos. El sire ha de "presentar" a su chiquillo al príncipe cuando esté listo, y éste repite las tradiciones en una especie de ceremonia más o menos formal. Ésta tradición obliga al vampiro que desee crear progenie a elegir con sumo cuidado a su futuro chiquillo, asegurando que la selección sea idónea.

La Quinta Tradicion: La Hospitalidad

     "Honra el dominio de los demás. Cuando visites otra ciudad, habrás de presentarte a su príncipe. Sin su aceptación, no eres nada".


     La mayoría de los Vástagos no se arriesgan a viajar, permaneciendo siempre en la misma ciudad. No obstante, cuando éstos viajan, han de tener en cuenta esta tradición. El recién llegado a una ciudad habrá de buscar inmediatamente al Príncipe y presentarse a él. Ésto tiene como objetivo controlar la población vampírica de una ciudad.

La Sexta Tradicion: La Destrucción

     "Te está prohibido destruir a nadie de tu especie. El derecho de la destrucción pertenece sólo a tus antiguos, y sólo los más ancianos podrán convocar la Caza de Sangre".


     La más controvertida de todas las tradiciones y al tiempo la más poderosa, hace referencia a la destrucción de cualquier vampiro. Originariamente, sólo hacía referencia a los sires y sus descendientes, pero la Camarilla ha extendido el derecho de la Destrucción a los príncipes. Ningún vampiro acabará con otro Vástago, salvo que cuente con la autorización expresa del Príncipe. Además, el Príncipe tiene un método para la Destrucción, la llamada Caza de Sangre, mediante la cual se convoca a todos los vampiros de la ciudad a cazar al vampiro condenado a muerte, autorizándose (y a veces exigiéndose) su destrucción, incluso permitiéndose beber su sangre y diablerizarlo. Normalmente suelen ser los vampiros más jóvenes los que más ansiosos están de intervenir en las Cazas de Sangre.