DESCARGAR Libro Salubri.


"Tu alma esta enferma, mancillada por la Maldición de Caín. Ofrécemela y te la purificare. Debes confiar en mi, ya que de otro modo no podrías resistir una eternidad de condena. Lo sé."


     La línea de sangre Salubri vive rodeada por la tragedia, la perdida y la hostilidad. Se rumorea que solo siete de ellos existen en un momento dado: tras alcanzar la Golconda, el vampiro Abraza a un chiquillo cuidadosamente escogido que a continuación destruye a su sire mediante la diablerie. Pocos son los que viven mas de unos siglos, ya que consideran que la Maldición de Caín es prácticamente insoportable. La mayoría no resiste mas que unas décadas antes de elegir a un chiquillo que lo destruya. El modo en el que estos vampiros alcanzan la Golconda tan rápida y frecuentemente es desconocido (si es que es cierto), pero muchos Vástagos sospechan que puede tratarse de un engaño o de la participación de una fuerza externa.


     Casi todos los vampiros perciben a los Salubri como diabolistas y asesinos, principalmente debido a la incesante propaganda del clan Tremere contra ellos. Los Brujos emplean su influencia para que se declaren cazas de sangre ante la menor indicación de que uno de ellos se encuentra en territorio de la Camarilla. La reputación de esta línea como "devoradores de almas" les precede allá donde van.


     Según las historias que ellos mismos cuentan, en su día fueron un verdadero clan fundado por el enigmático Vástago conocido como Saulot, el primer vampiro que alcanzo la Golconda. Este logro llego solo después de que, desilusionado con la corrupción de sus hermanos, Saulot marchara a Oriente durante un periodo indeterminado. Cuando regreso tenia un misterioso tercer ojo en la frente y poseía poderes que ningún Vástago había conocido nunca. Hablaba de una huida del infierno de la existencia vampírica, la Golconda. Tras su regreso creo a muy pocos chiquillos. Algunos le atribuyen la fundación del Inconnu y de la fabulosa Cartago de los Brujah.


     Sea como fuere, creen que Saulot regreso cambiado en algo mas que su mente y su cuerpo. Creen que transformo a su ultimo chiquillo durante el reinado de Caligula, cayendo después en el aislamiento para cuidar de la búsqueda de la Golconda de su progenie. Esta soledad termino siendo su fin. En algún momento indeterminado entro en letargo, quizás voluntariamente. Durante la Edad Media, un grupo de magos ansiosos de poder dio con su lugar de reposo y lo desenterró. El mas fuerte termino con el, saciando su sed con la sangre de Saulot. Se dice que este no se resistió, sabiendo que había llegado su momento de morir. Para completar su crimen, la cábala de magos busco a todos sus chiquillos y los llevo al borde del exterminio.


     Los modernos Salubri son los descendientes de aquellos que lograron escapar de la purga, o al menos eso es lo que dicen a los demás. Se cree que los magos aun les persiguen, y que probablemente tienen alguna relación con los Tremere.


     Aunque aseguran ser sanadores, los demás Vástagos les consideran ladrones y corruptores de almas. Les persiguen y cazan, así que para evitar ser descubiertos no pueden emplear sus poderes. Muy pocos se arriesgarían a ser "sanados" por un Salubri, temiendo que sus almas (ya en peligro debido a la Maldición de Caín) fuera robada en el proceso.


     irónicamente, la mayor amenaza para estos vampiros son ellos mismos, ya que suelen sacrificarse creando nuevos chiquillos y obligándolos a diabolizarlos. Los Salubri creen que todas las almas están condenadas, y solo alcanzando la Golconda es posible trascender del tormento que espera mas allá de la muerte. Los Vástagos (y el ganado) que no logran alcanzar este estado se convierten en fantasmas atrapados entre los mundos de los vivos y los muertos. Por supuesto, ser un Vástago no es algo fácil, por lo que se convierte en una prueba para la fuerza del alma. Los Salubri son proselitistas decididos, y probablemente su "propaganda" sea el origen de gran parte de la antipatía que los demás sienten hacia ellos. Labran sus no-vidas secretas y desesperadas mientras ellos son acosados por sus congéneres, que se niegan a aceptar la verdad que se les pone delante de los ojos.


     Apodos: Devoradores de almas o Cíclopes


     Secta: Los Salubri son ignorados (si tienen suerte) y perseguidos (en el peor de los casos) tanto por la Camarilla como por el Sabbat. Ninguna de las dos sectas los admite, aunque ellos tampoco querrían unirse.


     Aspecto: No existe uniformidad entre los Salubri: son tan pocos y eligen a su progenie de forma tan especial que no es posible hacer generalización alguna. Entre sus filas ha habido niños, jóvenes, adultos y ancianos procedentes de todas las capas sociales.


     Sin embargo, comparten una característica común: cuando descubren el segundo nivel de Obeah todos ellos desarrollan un tercer ojo en la frente. Este ojo, que suele ser del mismo color que los otros dos, se abre siempre que se activa algún poder de Obeah de nivel dos o superior. Cuando esta cerrado apenas es perceptible, ya que los párpados pueden pasar por una pequeña cicatriz. El propósito de este ojo es desconocido, pero los vampiros que creen saber algo de los Salubri aseguran que les otorga a los Cíclopes "visión mas allá de la visión", o imágenes infernales. Los Salubri suelen ocultarlo con pañuelos en la cabeza o sombreros de ala ancha, así como dejándose crecer el pelo


     Refugio: Cuando los Salubri pueden permitirse el lujo de crear un refugio permanente suelen hacerlo lejos de los dominios de otros Vástagos. Construyen sus hogares en lugares desiertos, lejos de la mirada vengadora de los demás, y no suelen tener muchas pertenencias (para viajar rápidamente).


     Trasfondo: Los Salubri prefieren Abrazar chiquillos con una elevada Humanidad: sanadores, hombres santos, filántropos, naturalistas, etcétera. Se supone que solo siete de ellos existen en un momento dado, aunque algunos aseguran que en las noches modernas podrían ser menos... o mas.


     Creación del personaje: Los Salubri pueden tener cualquier concepto, aunque no es probable que sean criminales o soldados. Las Naturalezas y Conductas tienden hacia el altruismo, aunque las segundas pueden ser cualesquiera. Casi todos se decantan por los Atributos Mentales y los Conocimientos, aunque se conocen algunas excepciones. Todos deben comprar cinco círculos en generación para representar el sacrificio de sus sires; muchos tienen también algún circulo en el Trasfondo Rebaño.


     Disciplinas de clan: Auspex, Fortaleza, Obeah


     Debilidad: Los Salubri solo pueden tomar sangre de aquellos que la ofrecen voluntariamente. Si un recipiente se resiste a su intento de alimentación el vampiro pierde un punto de Fuerza de Voluntad temporal y, a discreción del Narrador, podría tener que hacer una tirada de degeneración de su Humanidad.


     Organización: Son demasiado pocos como para disponer de organización, aunque todos siguen un código similar. Para ellos es vital la búsqueda de la Golconda, y parecen aborrecer la idea de negarse la ayuda mutua. Son muy leales y lo que carecen en organización lo suplen con dedicación. Solo los mas desesperados comprometerían la seguridad de los demás: casi todos elegirán la muerte antes que el deshonor. Sin embargo, algunos antiguos aseguran haber comprobado una actitud menos caballerosa en los modernos Salubri, y quizás algo de crueldad. Se comunican mediante palabras crípticas escritas en una lengua olvidada. En las noches del pasado solían tallar estos mensajes en árboles u otras superficies para que las vieran sus demás hermanos. En la actualidad "marcan" una zona con graffiti, o simplemente dejan un mensaje a alguien para que se lo entregue a sus hermanos de clan.


     Todos los Salubri reconocidos son de la Octava Generación (conferida por el sacrificio de sus sires tras el Abrazo). Sin embargo, no dejan de circular rumores sobre poderosos Vástagos llegados de Oriente que muestran el tercer ojo de Saulot.