VENTRUE: LOS AMOS SECRETOS.

     Muchos Ventrue creen firmemente que fuerzas poderosas manipulan el mundo. Los Antediluvianos son parte de esta casi omnipresente conspiración, pero sólo son una pequeña fracción del total. Los Ventrue saben que algunos magos muy poderosos llevan varios siglos viviendo, y los Vástagos con una mayor experiencia han oído hablar de espíritus de increíble poder, capaces de manipular a los hombres lobo, a otros espíritus y a los mortales.


     Los Ventrue han empleado muchos nombres para describir a estos Amos: Starer, Incarna, Occultae, Reginae, Ourani, Gigantes, Devas y otros, pero desde finales del siglo XVIII emplean el término "Amos Secretos". Aunque no pueden más que especular con las motivaciones de estos Amos, y no disponen de pruebas de su existencia, han reunido las suficientes pruebas circunstanciales como para mostrarse satisfechos.


     Ven a algunos seres poderosos actuando de manera inexplicable, haciendo cosas por motivos que no pueden comprender, y comienzan a buscar a quien maneja las marionetas.


     La reciente pelea en Chicago entre magos, vampiros y garou es un ejemplo. Nadie sabe quien fue el responsable, pero los dedos señalan a todas partes. Aunque suena a paranoico, esta creencia Ventrue no surge de un incidente aislado. El clan es capaz de señalar inexplicables incidentes similares a lo largo de la historia.

El diluvio

     Cuando la infame inundación y Caín se separó de sus hijos, nuestro fundador fue el último que le habló. "Padre de todos, ¿por qué no permaneces con nosotros? Sin ti nadie nos dirigirá. Sin ti nadie resolverá nuestras disputas infantiles ni calmar las almas enojadas. Sin ti, caeremos en una guerra fraticida. Sin ti, la esperanza de derrotar a los maestros esta perdida".


     El poderoso Caín miró a Ventrue, y por primera vez en siglos, sonrió. Las palabras exactas que le dijo se desconocen, pero Ventrue volvió con todos, preparado para reconstruir la Segunda Ciudad, y aunque sabía que caería una noche, puso en ello todas sus energías. Trajo aquí todos los artefactos que pudo recuperar. Los enterró en una vasija de barro sellada con la Sangre de Caín. Incluso cuando la ciudad cayó y Ventrue fue obligado a huir, supo que los tesoros estaban a salvo, preparados para cuando llegara la hora.


     Por eso se dice que los Nosferatu rastrean bajo tierra, buscando las reliquias de la antigüedad.


Gustos Refinados

     Todos los vampiros saben de las restricciones alimenticias de los Ventrue. Para muchos es un chiste "¿Has oído de hablar de Abraham el Ventrue? Sólo puede beber de sus primas terceras dentro de un autobús Lincoln aparcado en las vías de un tren ¡Y todas sus parientas murieron en la Revolución francesa!".


     Sin embargo, para los Ventrue es una marca de distinción. Cualquiera puede beber de un vagabundo, sólo los algunos son dignos de donar su sangre a los Ventrue. Ningún Ventrue admitirá que es una restricción. Algunos observadores creen que la limitación se origina en lo más profundo de la psique Ventrue. Estos psicólogos aficionados han comprobado la pasión de los Ventrue por el martirio y el control. Ven los hábitos de alimentación Ventrue como una manifestación externa de estas motivaciones conflictivas y como un símbolo de la reprimida lujuria del clan. Enfocando su alimentación en un grupo determinado, no sólo obtienen la satisfacción de sentir que se están privando de forma desinteresada, sino que concentran sus obsesiones en un grupo selecto. Sea lo que sea, la fuente del problema es psicológica. No importa la situación, no beberán de sangre que no sea del grupo escogido. Si se les fuerza, se negarán a tragarla.


     Pueden beber de otro vampiro y superar el rechazo a beber sangre mortal si es que van a Abrazarlo. Además la debilidad puede cambiar con el tiempo, aunque el Narrador no debería consentirlo salvo como resultado de enormes cambios en la personalidad del personaje, como una modificación en la Humanidad o una Naturaleza drásticamente distinta.