"En teoría, los vampiros Caitiff y dhampiros pueden aprender cualquier disciplina tan fácilmente como cualquier otro. En la práctica no es tan sencillo."


Para aprender los secretos de muchas Disciplinas, uno necesita a un maestro (y los Caitiff no son una excepción). Sin embargo, algunas disciplinas son más fáciles de justificar que otras.

Disciplinas Físicas:

     Las disciplinas "físicas" de Celeridad, Fortaleza y Potencia son las más sencillas de aprender. Después de todo, se limitan a ampliar la habilidad intrínseca de un vampiro de dar potencia a sus Atributos Físicos mediante el uso de la Sangre. Cualquier vampiro puede aprender instintivamente (aunque sea más fácil para unos clanes que para otros, se trata de desearlo realmente, de querer ser más fuerte, rápido o duro) y mediante la práctica.


Otras Disciplinas Comunes:

     Las típicas Disciplinas "psíquicas" de Auspex, Dominación, Ofuscación y Presencia son también bastante sencillas de aprender. Su aprendizaje no requiere una justificación especial. Como muchos vampiros conocen estas disciplinas, se puede encontrar fácilmente un maestro. Efectivamente, muchos de estos poderes nos son familiares por las representaciones populares que se han hecho de los vampiros (gracias a antiguas leyendas y rupturas de Mascarada). Un Caitiff no aprenderá una disciplina con solo ver una absorbente película de vampiros, pero sí pueden encontrar en ella inspiración, y quizá intentando imitar lo que han visto consigan al fin tener éxito.


     Para aprender Protean tampoco se necesita un instructor especial. Aunque los Gangrel son sus señores y principales practicantes, muchos vampiros de otros clanes han aprendido el arte de cambiar de forma. Y lo que es más importante, el conocimiento de la existencia de Protean se ha abierto paso en la cultura y leyendas populares. Incluso el niño más ignorante sabe que algunos vampiros pueden cambiar de forma y convertirse en animales. Una vez más, el esfuerzo constante pudiese ser lo que nos condujese al éxito.


     La práctica de técnicas mortales puede ayudar a un personaje a desarrollar una Disciplina. Libros de hipnosis servirían de apoyo en el aprendizaje de Dominación; pasar grandes periodos de tiempo con animales quizá nos abriese camino hacia Animalismo. Muchas de las Disciplinas comunes requieren entrenamiento en habilidades mundanas para funcionar apropiadamente. Llegados a este punto, las Disciplinas psíquicas simplemente añaden fuerza sobrenatural a las habilidades naturales (por ejemplo, magnificar la persuasión o un mandato a través de Dominación o potenciar la discreción gracias a Ofuscación)

Disciplinas Mágicas:

     Por otro lado, uno no adquiere casualmente conocimientos en Taumaturgia o Nigromancia. Estas Disciplinas requieren la instrucción por parte de un vampiro que las conozca, ya que dependen mucho más de Teorías ocultistas que del poder de la Sangre. Desgraciadamente, los clanes vampíricos que se especializan en tales magias guardan sus secretos celosamente. Solamente un gran favor debido (y ni siquiera por estas) podría persuadir a un Tremere para que enseñe Taumaturgia a un vampiro ajeno a su clan.


     Esto no quiere decir que un vampiro nunca pueda aprender magia. Puede leer grimorios y practicar rituales ocultistas como cualquier mortal. La magia innata de la sangre hace más sencilla la magia falsa para un vampiro que para un mortal.


Disciplinas Únicas de Clan:

     Quimerismo, Serpentis, Vicisitud y otras disciplinas asociadas con un único clan son virtualmente imposibles de aprender sin la colaboración de un tutor. De nuevo, los clanes que conocen estas Disciplinas rara vez las enseñan a otros. No es posible (los clanes no son totalmente monolíticos), y para este asunto hay que tener en cuenta que los miembros de estos clanes también crean chiquillos Caitiff que transportan la disciplina en su Sangre. En general, no obstante, un Caitiff necesitaría un mentor para enseñarles una Disciplina exótica. Tales mentores son muy raros, y generalmente piden favores a cambio.

Disciplinas Personales:

     Sin embargo, las Últimas Generaciones (Caitiff o quienes sean) poseen una fuente de Disciplinas vedadas a otros vampiros: ellos mismos. Para otros vampiros, crear una Disciplina puede convertirse en un trabajo secular. Incluso muchos Matusalenes son incapaces de hacerlo (solo los pocos que encuentran nuevas líneas de sangre). Los sangre diluida, no obstante, pueden crear una nueva disciplina en cuestión de décadas (realmente en pocos años, si es que trabajan en ello) No todos los de sangre diluida inventan una nueva Disciplina, pero es algo que pueden hacer.