ABOMBWE

     La Bestia no es tan temible para los Laibon como para los vampiros europeos. Los Laibon están menos acosados por el conocimiento del pecado y la culpa que lo acompaña, mostrándose por tanto más receptivos a los impulsos de sus Bestias. Los Cainitas europeos podrían aprender mucho de las Esfinges: los Laibon demuestran un admirable control sobre la Bestia... un control conseguido gracias a la experiencia y la comunión en territorios desolados.


• La Comunion del Depredador

     El Laibon puede comulgar con su Bestia. A este nivel, es capaz de utilizar los sentidos místicos de la Bestia, sujetándola con una "correa" mística, lo que le permite emplearla como una especie de sabueso.


     Sistema: El personaje debe gastar un Punto de Sangre (en realidad dos, debido a la debilidad de los Laibon), pudiendo detectar místicamente a otras Bestias que se encuentren en la zona (otros vampiros, cambiantes con Rabia, wraiths y espectros, animales depredadores y humanos con puntuaciones de 3 ó menos en Vía). La detección se manifiesta como el olfato: el Laibon puede "husmear" a la Bestia con una tirada de Percepción + Supervivencia (a dificultad 6, aunque puede cambiar si la Bestia es particularmente fuerte o débil). Este poder continúa activo durante el resto de la escena.


•• Domar a la Bestia

     El Laibon puede llegar a un pacto con su Bestia. Si se lo suplica adecuadamente, ésta le prestará su fuerza durante un breve lapso de tiempo. Es un acuerdo muy peligroso, pues la Bestia suele aprovechar la oportunidad para manifestarse en el Laibon.


     Sistema: El Laibon debe pasar un turno entero en total concentración. Cada éxito en una tirada de Fuerza de Voluntad (dificultad 8) le otorga un dado adicional en una acción física posterior (un salto, un puñetazo… etc.), pero el personaje deberá hacer de inmediato una tirada para evitar el frenesí.


••• Silbarle a la Bestia

     El Laibon aprende las "canciones" que intimidan y asustan a la Bestia interior.


     Sistema: El personaje pasa silbando un turno entero, y hace una tirada de Manipulación + Música (dificultad 7). Si tiene éxito, el objetivo deberá hacer una tirada de Coraje (a dificultad 7, debiendo igualar o superar el número de éxitos del Laibon). Aun teniendo éxito la víctima, se sentirá incómoda (resta 1 a la Reservas de Dados en todas las acciones contra el Laibon, y también a la dificultad de las tiradas de frenesí y Rötschreck). Si falla la tirada, la víctima debe evitar al Laibon durante el resto de la escena: no necesariamente una huida alocada, sino la cauta retirada de un animal que sabe que se enfrenta a un enemigo superior. Además, el Laibon puede "silbar" a su propia Bestia: si tiene éxito, entrará en frenesí de inmediato (evitando así las penalizaciones por heridas).


•••• Canal del Diablo

     El Laibon puede canalizar a su Bestia a través de su cuerpo, ganando diversos poderes según la parte del cuerpo que quiera "investir".


     Sistema: El personaje gasta dos Puntos de Sangre (en realidad tres, debido a la debilidad Laibon). La Bestia está tan cerca de la superficie que la dificultad de todas las tiradas para evitar el frenesí aumenta en uno. La Bestia se manifiesta como una película de sangre negra y coagulada que cubre la parte del cuerpo en cuestión. No es posible "activar" más de un poder a la vez.


     Entre los poderes mostrados por los Laibon están:


          Manos: El Laibon puede infligir daño agravado con sus puñetazos. Este poder dura una escena.


          Cuerpo: Todo el gasto de sangre efectuado para incrementar los Atributos Físicos (no para curar heridas) se considera doblemente eficaz. El poder dura una escena.


          Garganta: El Laibon puede rugir, haciendo que los humanos huyan a menos que pasen una tirada de Coraje (dificultad 9). Los seres sobrenaturales deben pasar la tirada a dificultad 8, o quedar debilitados por el terror (reduce a la mitad todas las Reservas de Dados, redondeando hacia arriba). El efecto dura una escena.


          Pies: Las patadas del Laibon hacen daño agravado. Este poder dura una escena.


     El Laibon también patear el suelo, causando dolor a los espíritus de la tierra. Los espíritus reaccionan con una violenta onda de choque que afecta a todo el que se encuentre en un radio de 30 metros del personaje. Todos los presentes (incluido el Laibon) deben pasar tiradas de Destreza + Atletismo para mantenerse en pie (dificultad 5 para el Laibon, 6 si se esperaba la onda de choque, 8 para el sorprendido por la misma). Los temblores continuarán mientras el Laibon siga "bailando".


     Algunos Laibon hablan en susurros de antiguos miembros de la línea de sangre, que usan variantes de este poder para crear efectos todavía más terroríficos.


••••• Tomar la Piel

     Matando a una criatura y bañándose en su sangre, el Laibon puede envolverse con la Bestia de la misma, convirtiéndose en la criatura muerta.


     Sistema: El Laibon debe cubrirse con la sangre de la criatura y después invitar al espíritu a que entre en él (Carisma + Ocultismo, dificultad 7). Si tiene éxito, hace una tirada de frenesí. La criatura en cuestión debe tener sangre al menos por valor de un punto (es decir, debe ser como mínimo del tamaño de un murciélago o un ave grande) y ser un animal depredador u omnívoro (lo que excluye por ejemplo a elefantes y rinocerontes). La sangre debe ser fresca. El Laibon adquiere todos los rasgos físicos de la criatura (si se transforma en buitre puede volar, y si lo hace en leopardo desarrollaráe garras y mayor velocidad). Los seres humanos y las criaturas sobrenaturales pueden ser duplicadas de esta forma, pero los cambio se limitan al aspecto (no otorgan Disciplinas, Númenes ni Rabia). La transformación dura hasta el amanecer o hasta que el Laibon "rasga" la piel tomada.


•••••• El Señorio del Depredador

     El Laibon puede enfrentarse a cualquier otra criatura que tenga una Bestia (puedes encontrar una breve lista en "La Comunión del Depredador", más arriba). Puede intentar usar su Bestia para dominar a su oponente y, si tiene éxito, la Bestia "sometida" obedecerá al Laibon "dominante".


     Sistema: El personaje hace una tirada de Manipulación + Coraje (dificultad 5 si el objetivo es menos poderoso que él, 6 si tiene el mismo poder, y 8 si es más poderoso; por lo general, los animales son menos poderosos, aunque hay excepciones). Si tiene éxito, la criatura lo obedece a regañadientes: no se trata de un vasallaje voluntario, sino de la servidumbre de un animal intimidado. La criatura dominada no siente amor el Laibon, pero está demasiado asustada para actuar directamente contra él. La servidumbre forzosa continúa hasta que el personaje relaja su vigilancia. Un fracaso envía al Laibon al Rötschreck.