RAZAS.

     La raza indica el linaje del garou, así si tuvo padres humanos es homínido, si tenía progenitores lobos es lupus, y si viene de 2 garou es metis.

     HOMINIDO


     Apodo: Primate


     Te criaste como humano, con padres humanos, los cuales pueden que hayan conocido o no la presencia del lobo en su árbol genealógico. Es posible que la sangre cambiante haya llegado a ti generaciones después de haber sembrado la semilla. En cualquier caso, tu verdadera naturaleza fue un misterio hasta la pubertad, y quizás durante un tiempo después. Te atormentaban pesadillas, extrañas ensoñaciones e impulsos salvajes. Entonces, una noche, unos extraños visitantes aparecieron para conducirte a tu nueva vida. Quizás fuiste secuestrado y conducido a la tribu, o quizás huiste y tus parientes Garou te siguieron. Ahora, tu antigua vida ha desaparecido y debes empezar desde cero. Aunque es muy posible que sigas en contacto con tu antigua familia, desconocen tu naturaleza, a menos que escojas el trasfondo de Parentela. Si intentases explicar la verdad, podría ser que acabases encerrado, así que mejor no intentarlo.


     Ventajas: están familiarizados con la sociedad humana, pueden comenzar el juego con cualquier habilidad y se les suele dar mejor el pensamiento y el razonamiento abstractos. No obstante, su conexión con la esencia íntima de Gaia es escasa, como indica su baja Gnosis inicial, y sus sentidos son bastante obtusos según los baremos de Hombre Lobo. Dependen mucho más de la vista y del oído que de la percepción global. Aun teniendo los pulgares oponibles, la forma homínida natural es, en general, más débil que la del lupus o el metis. Sin embargo, cuando están en su forma nativa, pueden manipular plata sin sufrir penalización a la Gnosis. Desgraciadamente, muchos metis y la mayoría de los lupus se muestran hostiles hacia los homínidos, debido a su mayor número y a la devastación que sus primos humanos infligen a Gaia.


     Gnosis Inicial: 1


     Dones Iniciales: Olor a Hombre, Persuasión.


     METIS


     Apodo: Mulo (entre otros)


     Tus padres desobedecieron el primer dogma de la Letanía y tú pagas el precio. Tu cuerpo exhibe el sello de la desaprobación de Gaia. A pesar de estar condenado al ostracismo por la mayoría de los Garou, te has criado entre ellos. Aunque estás bastante familiarizado con los pormenores de la sociedad licantrópica, sabes más del lado oscuro de los Garou que lo que cualquiera debería saber.


     Muchos Garou ven a los metis como un símbolo de la enfermedad de la Madre. Según dicen, cuando el mundo era puro, los metis eran muy escasos y habitualmente morían jóvenes (de una forma u otra). Ahora tu raza crece en número mientras que los Garou "puros" menguan y los ancianos tienen que tratar contigo, les guste o no. Tu sufrimiento te ha dado forma; muchos metis son orgullosos de espíritu y robustos de cuerpo. Algunos son nobles, compasivos y comprensivos, mientras que otros liberan su rabia acumulada sobre todo el que pueden.


     Las ventajas de los metis son evidentes; tu forma natural es la poderosa Crinos y tu conocimiento de la sociedad Garou es profundo. Muchos ancianos se sienten responsables de ti y a menudo te enseñarán todo lo que necesites saber. La mayoría de los metis han sido adiestrados desde su nacimiento y dominan tanto el pensamiento abstracto como el instinto salvaje. Los personajes metis pueden asignar sus habilidades como prefieran y no tienen que preocuparse de la confusión inicial sufrida por los homínidos y lupus recién cambiados. Sin embargo, algunos metis son criados por su parentela, a la que es entregado por los Garou, demasiado avergonzados como para reconocer a su descendencia. Estos desgraciados aprenden pronto a ocultar su forma natural, pero aprenden poco de la sociedad Garou.


     Las desventajas de esta raza también son evidentes; además de tu posición de paria, tu cuerpo está deformado de alguna forma más o menos horrible o visible. Además, todos los metis son estériles. Estas deformidades son más que una molestia física; los Garou las consideran un reflejo exterior de la ira de Gaia. El hecho de que muchos Danzantes de la Espiral Negra son metis (y no sufren ningún estigma por ello) confirma esta idea. La senda del metis es un camino largo y tortuoso.


     Gnosis Inicial: 3


     Dones Iniciales: Crear Elemento, Sentir al Wyrm.


     LUPUS


     Apodo: Feroz


     Nacido y criado como un lobo, las payasadas de los humanos te dejan perplejo y te preguntas por qué se niegan a entrar en el orden de Gaia. Probablemente te ganaste un lugar elevado en tu manada antes de descubrir tu naturaleza real. Entonces llegaron los grandes lobos. Te sacaron para revelarte sus misterios y te mostraron por qué nunca acabaste de encajar.


     Probablemente tu primer encuentro con la humanidad fue violento y es muy posible que sientas rencor por alguna mala acción sufrida en el pasado. Te es difícil hablar con los humanos y los modales de los humanos están mas allá de tu comprensión. Los artilugios humanos siguen poniéndote nervioso y tiendes a destacar en un gentío humano. Sin embargo, en el bosque eres un maestro y puedes darles cien vueltas a la mayoría de los homínidos. Entre las ventajas de tu raza están una profunda conexión con Gaia, unos sentidos extraordinarios y una forma natural fuerte. Tu desventaja principal es la falta de familiaridad con la humanidad. Debido a esto, los personajes iniciales no pueden empezar el juego con ciertas habilidades. A menudo ves las cosas en términos muy simples y tiendes a reaccionar instintivamente más que basándote en la razón o la lógica.


     Gnosis Inicial: 5


     Dones Iniciales: Salto de Canguro, Sentidos Aguzados


     Habilidades prohibidas: Los personajes lupus no pueden escoger estas habilidades con sus puntos iniciales, pero si que pueden con los puntos gratuitos o mediante el gasto de experiencia.


     Técnicas: Armas de Fuego, Conducir, Etiqueta


     Conocimientos: Ciencias, Informática, Leyes, Lingüística, Medicina, Política