DOPPELGANGE


¿Estás seguro de que tu amigo es verdaderamente tu amigo? Quizás sí, pero dentro de poco, una vez conozcas la existencia de los doppelgänger, tendrás que dudar incluso de lo que parece evidente...


     Los doppelgänger forman un pequeño grupo de Vástagos solitarios y vagabundos, incomprendidos por el resto de su especie. Muchas veces, tal desagrado es bastante merecido, ya que una buena parte de los doppelgänger parecen sentir un especial placer en utilizar sus habilidades para sembrar la confusión. El resto, principalmente, lo que busca es que les dejen tranquilos, pero antes o después terminan siendo descubiertos, y en esas ocasiones se ven obligados a luchar o marcharse a otro lugar (en ocasiones, ni siquiera pueden elegir).


     El origen de los doppelgänger es un misterio incluso para ellos mismos. De hecho, muchos dedican su existencia a intentar revelar tal misterio: si existe una razón última para su existencia o no, está por verse. Por ello, los doppelgänger suelen mostrar un gran interés cuando se encuentran unos a otros (en el caso de que se reconozcan, por supuesto), aunque tales contactos suelen ser muy esporádicos. Otra búsqueda que siguen todos los doppelgänger es la del a perfección de su habilidad de Imitación. Se rumorea que una vez alcanzada la maestría en dicha Disciplina, el doppelgänger no se ve obligado a robar el aspecto de otros individuos, pudiendo tomar la forma que desee. Sólo ellos, que viven durante décadas y décadas sin poder conservar un aspecto físico más que unas pocas horas, comprenden hasta que punto es doloroso carecer de una verdadera identidad.


     Los doppelgänger no suelen tener problemas a la hora de alimentarse del Rebaño (¿quién sospecharía que esa anciana indefensa es en realidad un vampiro de gran fuerza...y hambriento?), pero encuentran muy difícil relacionarse con él. Toda relación se basa, en sus cimientos, en el engaño: el doppelgänger aparece con una forma que no es la suya, y cada día que pasa le costará más trabajo mantenerla. En cuanto a sus relaciones con otros Vástagos, dado que aceptan lo sobrenatural sin tantos aspavientos, debería ser más sencilla...pero al final resulta ser aun más peligrosa: un doppelgänger descubierto puede ver en gran peligro su vida, ya que son considerados una amenaza para el poder de los Príncipes, o espías.


     Existen razones para estas sospechas, aunque se han terminado exagerando mucho: hace siglos, se produjo un intento por parte de varios doppelgänger de suplantar a importantes gobernantes entre los mortales y los Vástagos. Todos fueron descubiertos y destruídos, y todos sus semejantes, aun ignorantes de las manipulaciones de los suyos, considerados igualmente cómplices. Los que no fueron descubiertos son los que actuaban detrás de los doppelgänger: esos manipuladores pueden estar, todavía, buscando contactar con otros doppelgänger para repetir el intento. Lo que quizás no se esperan es que pocos parecen tener ganas de hacerlo, vistos los resultados anteriores...


     Apodo: Cambiacaras


     Apariencia: la que quiera o pueda tener en ese momento. Un doppelgänger no es capaz de asumir la forma que tenía antes de ser Abrazado, lo cual a muchos de ellos les supone una gran desgracia (si estos tienen la fortuna de encontrar a otro individuo parecido a como eran en su vida como mortal, no dudan en hacer todo lo posible para poder asumir su aspecto), y a otros les deja indiferente. Por ello, el aspecto físico de los doppelgänger puede ser cualquiera. Sin embargo, también es posible encontrarlos con los rostros deformados y desfigurados de manera horrible: este estado NO es voluntario, y es consecuencia de una debilidad que todos acarrean (ver apartado de "Debilidad").


     Refugio: los doppelgänger no suelen pasar mucho tiempo en el mismo sitio. Para ser Vástagos, se mueven mucho de un sitio a otro, con el problema de que no son bien recibidos en ninguna parte. Sin embargo, suelen fusionarse de manera casi perfecta entre los habitantes (Vástagos o Rebaño) de una ciudad, simplemente tomando la apariencia de algunos de ellos. Cuando sospechan que han sido descubiertos, cambian tan pronto como pueden de residencia (el desarrollo de las comunicaciones ha facilitado la "vida" de los doppelgänger en un modo que sólo ellos pueden comprender), o si no le es posible, de apariencia (tomando la más inofensiva y fácil de pasar por alto que puedan encontrar).


     Orígenes: cuando un doppelgänger decide Abrazar a un mortal, lo hace sabiendo que mientras le educa sobre su nueva condición tendrá que llevarlo siempre consigo, lo cual no suele agradarles demasiado debido a sus deseos de ir siempre en solitario (y disponer así de mayor libertad de movimientos). Sin embargo, sea por querer una compañía afín o por deseos de "conservación de la especie", un doppelgänger puede dar ese paso. No se basa, ni mucho menos, en criterios meramente "físicos" a la hora de hacerlo. Convertir a una persona bella en un doppelgänger por el mero hecho de ser bella es un ridiculez, ya que nunca volverá a tomar ese aspecto. Así, los doppelgänger suelen buscar más a gentes con la que puedan encajar mentalmente (ya se preocuparán luego de buscar gentes de buena apariencia a las que imitar), por lo que pueden buscarlas en casi todas las capas de la sociedad.


     Creación de personajes: los doppelgänger se caracterizan por su alta Percepción, la mayoría de ellos. Se preocupan mucho de los detalles (algo vital cuando se desea imitar a alguien a la perfección), y están acostumbrados a usar su cerebro para sobrevivir a un entorno hostil. Por ello, los atributos Mentales son Primarios. En segundo lugar, los doppelgänger son capacer de adecuar su físico a la nueva apariencia. Un doppelgänger imitando a una ancianita será igual de fuerte (o débil) que imitando a un campeón de Pesos Pesados, pero habitualmente suelen estar en buena forma. Por ello, los atributos Físicos son secundarios. Por último, los doppelgänger hacen poca, muy poca vida Social, por su solitario modo de vida (los atributos Sociales son Terciarios).


     Una nota adicional: da igual la Apariencia inicial del doppelgänger, ya que en todo momento su apariencia será la de la persona imitada. Para evitar abusos, se recomienda imponer que el valor mínimo de Apariencia del doppelgänger durante su vida mortal fuera 2. Igualmente, no puede adquirir Méritos o Defectos que afecten a la Apariencia (Deforme, Monstruoso, etc).


     Disciplinas del Clan: Ofuscación, Aúspex, Imitación


     Debilidad: la capacidad de adoptar el aspecto de otros ha robado a los doppelgänger su verdadero aspecto. Deben adoptar al menos un nuevo aspecto físico una vez cada noche. Una vez se despierta, el doppelgänger dispone de un máximo de una hora para adquirir una nueva apariencia, o sufrirá una horrible transformación. Hasta que adquiera un nuevo aspecto, la Apariencia del doppelgänger será de 0, y sufrirá un -1 a todas sus reservas de dados por el dolor. Igualmente, si en algún momento la Fuerza de Voluntad del doppelgänger se hace 0, revierte a ese estado monstruoso hasta que sea capaz de recuperar Fuerza de Voluntad (y asuma una nueva forma). Dado que esto le cuesta puntos de Fuerza de Voluntad, tiene que recuperar un número lo bastante amplio como para no volver a caer a cero al emplear sus poderes (con lo cual estaría en las mismas).


     Organización: los doppelgänger son seres solitarios. Sólo cuando Abrazan a un mortal dejan de vivir en solitario...aunque sólo el tiempo suficiente para que el nuevo Vástago aprenda a defenderse medianamente (unos cuantos años, pero no décadas). Durante ese tiempo, el Sire cuidará del nuevo doppelgänger con celo, aunque después de eso cada uno seguirá su camino. Vagabundos por naturaleza, no suelen forjar grandes amistades: sus sentimientos son tan poco duraderos como su aspecto físico. Sin embargo, si por una casualidad un doppelgänger se encuentra con un semejante, intentará ayudarle en todo lo posible.


Arquetipos

     Camarilla: No les gustamos, eso es seguro. Por eso les gusta decretar Cazas de Sangre contra nosotros. Sin embargo, es gratificante ver como caen en la trampa cuando te confunden con un miembro del Rebaño, e intentan alimentarse de tí...


"No podemos confiar en estos seres, deberían ser exterminados, hasta el último de ellos. Aunque sean espías perfectos, ¿cómo saber cuándo los espiados somos nosotros? Por desgracia, son muy difíciles de detectar, y podríamos creer que han sido exterminados y estar viviendo entre nosotros."


     Anarcas: Algunos se nos acercan, diciendo que si colaboramos con ellos y vencemos no tendremos que seguir huyendo. Pero no acabo de creérmelo, ya hemos oído antes historias como esa.

"Meter a uno de ellos en las filas del Príncipe, y que luego vuelva y nos cuente TODO...es un buen sueño, pero no están dispuestos a colaborar. Por lo menos nos queda la seguridad de que nuestros enemigos los odian demasiado como para usarlos contra nosotros."


     Sabbat:

"Nos destruirían con la misma facilidad con que nos ofrecerían una alianza. Están demasiado locos, mejor ni intentarlo. O están con nosotros, o están contra nosotros... "


     Inconnu:

"Si jugamos algún papel en sus planes, yo todavía no lo conozco, ni me lo explico. Al menos tienen la decencia de dejarnos en paz (cuando menos en apariencia), como desearíamos que hiciera el resto de los nuestros... El potencial para sembrar el caos de estos Vástagos es altísimo, pero se ve frenado por el odio de sus semejantes. Buscan el aislamiento, lo cual es respetable, pero están condenados a fracasar. "


     Garou:

     Son un peligro mortal. Muchos de ellos "huelen" a los Vástagos...y a nosotros, tengamos la forma que tengamos. Ni te aproximes a ellos. Intentan esconderse de nosotros, pero su corrupción les acompaña donde quiera que vayan. Sin embargo, si logran disfrazarse como uno de nosotros, puede causar estragos entre nuestros confiados Aliados y Parientes, así que cuidado con ellos.


     Magos:

     Puedes engañar los ojos del Rebaño, pero los magos leen a veces la mente...y eso es algo que no podemos evitar. Si has de enfrentarte a ellos, imita a uno de sus amigos y atácalo por la espalda, antes de que pueda dudar de tí.


     Su poder de cambiar de forma es muy efectivo, y engaña incluso a nuestra visión, aunque no pueden modificar sus mentes, y esa es su mayor vulnerabilidad ante nosotros. No se suelen meter en nuestro camino, pero sí temes que lo hacen, ya sabes como actuar...


Imitación

     La Disciplina de Imitación de los doppelgänger es la esencia de su modo de ser y de actuar. Ningún doppelgänger, ni siquiera los recién creados, poseen un valor menor a 2 en esta disciplina, y muchos ven en su perfeccionamiento uno de los objetivos de su nueva vida. Aunque potente, esta Disciplina posee limitaciones: como se dijo antes, se puede imitar casi a cualquier individuo, pero sólo la Apariencia se modifica con el cambio. Igualmente, este poder permite imitar cuerpos, no ropas (un doppelgänger que viste de blanco puede imitar hasta el más mínimo detalle a un Tremere, pero debería cambiarse de ropa antes de que cualquiera pudiera contemplar su obra, porque la verdad es que puede levantar sospechas).


     Igualmente, no se puede imitar a cualquier ser: un doppelgänger puede imitar la forma de un humano cualquiera, sea cual sea su edad, sexo o condición, e incluso puede imitar a otro Vástago...pero es incapaz de imitar a un lupino en su forma lobuna o cuasi lobuna, sólo en su forma humana. Puede imitar a un Fantasma, si matiene un aspecto que pueda clasificarse como "normal" (si tiene cuatro cuernos y cinco brazos...pues no), aunque el doppelgänger será corpóreo, claro, y su piel resultará bastante pálida (en realidad, como la de los Vástagos, así que ya puestos...).


     Otra cosa que hay que tener en cuenta es que el doppelgänger no puede imitar detalles como implantes quirúrgicos (una prótesis dental, por ejemplo, o una pata de palo), aunque sí las cicatrices ocultas a su vista (siempre que toque a su víctima: en los niveles en que ésto no es necesario, estos detalles se pierden). Las cicatrices visibles se imitan en todos los casos, por supuesto...


     Por último, pero no menos importante, el doppelgänger no guarda en su memoria el aspecto de distintos individuos. Para poder cambiar de una forma a otra debe tocar a su víctima, o disponer de una imagen de la misma a mano. Si le faltan ambas cosas, es incapaz de asumir su forma. Sí es capaz de recordar voces, aunque con el paso del tiempo se le hace más difícil poder imitarlas correctamente.


     El robo de la voz: el doppelgäger es capaz de imitar una voz, siempre que la haya oído al menos una vez. Si hace tiempo que no la ha oído, es más difícil, pero igualmente posible.


     Sistema: el doppelgänger lanza Percepción + Actuar, dificultad 6. Para detectar el engaño, deberán obtenerse más éxitos que el Doppelgänger en una tirada de Percepción + Aúspex, dificultad 6. Por cada día pasado desde que el doppelgänger escuchó la voz que quiere imitar, sufre un +1 a la dificultad. El desarrollo de la técnica hace más sencillo el uso de este poder: el doppelgänger puede oir a un individuo, grabarse a sí mismo imitando la voz...y siempre que quiera puede escuchar la cinta para "refrescarse la memoria". Sin embargo, la grabación tiene que ser de buena calidad: si la cinta es mala, la voz saldrá muy distorsionada...


     El robo del rostro: los doppelgänger son famosos por éste poder. Les permite asumir el aspecto físico de otros. Este poder NO es una ilusión, sino que el cambio es real (aunque algo doloroso mientras se produce), pero a pesar de todo puede ser detectado con Auspex (no es automático, sin embargo). Este poder imita el aspecto físico, no la voz. Sistema: el doppelgänger hace una tirada de Percepción + Imitación, dificultad 6. Para detectar el engaño, deberán obtenerse más éxitos que el doppelgänger en una tirada de Percepción + Aúspex, dificultad 6. Para poder usar este poder, el doppelgänger debe tocar a la víctima, aunque sea un simple roce (un puñetazo vale, pero también tropezarse con alguien por la calle "por casualidad", o simplemente apoyar su mano en la espalda). Activar este poder cuesta al doppelgänger un punto de Fuerza de Voluntad, en el momento del contacto. Este poder dura hasta que el doppelgänger cambie a otra forma o hasta que revierta al estado monstruoso (ver Debilidades).


     El robo de la identidad: este poder es una versión mejorada del anterior, ya que permite al doppelgänger imitar la voz de su víctima además del aspecto físico, sin necesidad de haber oído la voz antes.


     Sistema: igual que antes, con igual coste.


     La gran transformación: la Disciplina de Imitación, hasta alcanzar este nivel, puede contrarrestarse en gran medida mediante el uso de la Disciplina Aúspex. Pero, a este nivel, la transformación es casi perfecta, y ni siquiera esta Disciplina es efectiva.


     Sistema: igual que antes, sólo que la dificultad a la hora de detectar el engaño es 8, y no se tira Percepción, sino sólo Auspex (y con un -4 a su valor). Activar este poder cuesta al doppelgänger un punto de Fuerza de Voluntad, y mantenerlo un punto más cada hora. Si deja de pagar esos puntos, se pierden los beneficios de la Gran Transformación, pero se considera que el doppelgänger sigue transformado siguiendo el poder de "El robo de la identidad" (el número de éxitos a superar para detectarle en las nuevas condiciones es el mismo que el que consiguió en su primera tirada).


     El robo silencioso: a este nivel, al doppelgänger le basta mirar a su víctima para asumir su aspecto, con una perfección similar a la de "La gran transformación". Y esta visión no tiene por qué ser en vivo: basta hacerlo por la televisión, por ejemplo, o con una foto. Sin embargo, hay un problema en estos casos: si no logra ver a la víctima desde todos los lados, no conocerá su aspecto total, así que las posibilidades de cometer un error aumentan. Igualmente, de este modo es imposible imitar cicatrices o lunares (por ejemplo) ocultos a la vista (cosa que no sucede cuando se toca a la víctima).


     Sistema: se aplican las mismas tiradas y dificultades que en "la gran transformación", con las siguientes puntualizaciones: se suma 1 a la dificultad si se vé a la víctima en la televisión (o medio similar), y 2 si se la vé en una foto (o retrato). Debido a ésto, no es posible imitar a un completo desconocido en ambos casos, sino que hay que conocer su nombre y haberse encontrado con él en alguna ocasión.


     El imitador: dicho en pocas palabra, el doppelgänger gana la habilidad de recordar formas. Si alguna vez consigue cinco o más éxitos en su tirada correspondiente para medir hasta que punto la imitación es buena, podrá adquirir esa forma cuando desee, sin tener que hacer tirada ni gastar puntos de Fuerza de Voluntad. Se asume que el número de éxitos conseguidos en la tirada fue cinco. Sí deberá gastar un punto de Fuerza de Voluntad cada hora si quiere aplicar los beneficios que conlleva el uso de "La gran transformación".


     El cambiante: el culmen para los doppelgänger, o al menos no conocer nivel más avanzado. Llegados a este punto, el doppelgänger ya no sólo es capaz de imitar una forma...¡sino de inventar unas nuevas! Podrá pasar por niño, joven, viejo, vampiro, mortal, etc, simplemente gastando un punto de Fuerza de Voluntad. No hace falta tirada, ¿quién va a reconocer a alguien que no existe?, y la Apariencia de la forma será la que desee el doppelgänger. Sin embargo, estos cambios son bastante inestables, y el doppelgänger debe pagar un punto de Fuerza de Voluntad para mantenerlo cada cuarto de hora. Dejar de realizar este pago supone, además, caer en una forma desfigurada, a menos que el doppelgänger asume una forma imitada (no creada) antes de que expire el plazo de funcionamiento de este poder.


     Niveles más altos: como siempre, a partir de aquí casi ni conviene pensar en ello (hay conocimientos que matan...). Ya puestos a imaginar cosas terribles, podría ser que esta disciplina a niveles muy altos permite asumir cualquier forma, desde una mesa hasta un ser de dos cabezas.