EUPOVANTES


     YEA El Satánico (zabulon@teleline.es)


     En las zonas más oscuras e inhóspitas de los reinos Nosferatus, en las entrañas de la tierra de donde surgen las leyendas de las horrendas degeneraciones de los Nosferatus, allí donde todo lo que se ve o se oye es la nada viven los Épouvantes. Monstruosidades ávidas de sangre sin el menor respeto por los hombres o los vástagos de los que también suelen alimentarse. Su no-vida solo es una muestra de la supervivencia del más fuerte, todo vale en este grupo por la supervivencia.


     Son una línea de sangre parecidos a los Gangrel o Nosferatus, aunque su disciplina Deformus recuerda a la Vicisitud de los Tzimisce. Se sabe que al menos viven desde la época del reino Franco, además de esto y de su odio irracional por los Toreador se sabe poco de ellos, la realidad es que Phillipe, el creador, era un Toreador que tras beber, sin darse cuenta, sangre de un Tzimisce empezó a degenerar en una extraña abominación, y fue echado con repulsión del clan, se desterró a las catacumbas bajo París.Su progenie heredó su extraño aspecto y fueron instruidos en el Deformus y en el odio a los Toreador.


     Practican la diablerie de una forma inconsciente ya que siempre beben hasta la última gota de sangre de sus presas sea esta cuál sea. Son solitarios y si se encuentran con otros de su clan se atacan hasta que uno muera (muchos Nosferatus han muerto por ser confundidos con ellos), la huida no entra dentro de su vocabulario. Por extraño que parezca cuando no tienen sed son educados y se puede entablar conversaciones, no muy largas ya que la sed puede presentarse.



     Apodo: Deformes


     Apariencia: Son horriblemente deformes con grotescos y aberrantes rasgos, parecen predominar las ausencias de piel y las protuberancias óseas, sus rasgos faciales son siempre afilados de forma inhumana y sus brazos son bestiales terminados en garras deformadas que no producen daño alguno.


     Refugio: Se ocultan en las catacumbas, sótanos de catedrales, calabozos abandonados… cualquier lugar escondido y oscuro es buen sitio para ellos, muchas veces "adornan" sus refugios con huesos, pieles y cuerpos humanos.


     Trasfondos: Solo se abrazan, y no muchas veces, a los que consiguen defenderse de ellos y causarles heridas de consideración, en esos casos cuando el cuerpo esta casi muerto se le lleva al refugio y entonces se le abraza e instruye durante unos años y luego se les echa brutalmente.


     Creación de personajes: Siguen habitualmente el camino del diablo o la bestia, unos pocos el de la sangre. Su naturaleza y conducta suelen coincidir y mostrar su aspecto brutal. Los atributos físicos suelen ser primarios así como los talentos, suelen ser silenciosos. El trasfondo más habitual generación, muchas veces mediante diablerie.


     Disciplinas del clan: Fortaleza, Deformus, Potencia.


     Debilidades: Como los Nosferatus su aspecto es de cero y además destaca por su aspecto totalmente inhumano. También deben gastar toda su experiencia en Deformus hasta alcanzar el máximo para su generación.


     Organización: Nunca se celebran reuniones son solitarios y excepto cuando se pelean y en los refugios en los cortos periodos de aprendizaje, no se ven a dos juntos, pero aún así parece que un extraño código de conducta que los rige, lucha a muerte en cualquier caso.


"Me caes muy bien pero el apetito es sagrado, lo siento por ti."


Estereotipos

     No ven diferencias entre los clanes, son todos sangre en potencia. Solo diferencian a los Toreador que odian y mataran sin excusa alguna.


DEFORMUS

     No es tanto una disciplina como una enfermedad en sí misma. El cuerpo se transforma involuntariamente, y obligatoriamente, en los últimos niveles, solo es controlada en los primeros niveles.


     Corazón Caótico: Este poder permite mover al corazón de su posición de una manera rápida.


     Sistema: Siempre que se sea consciente del ataque se podrá mover el corazón para evitar ser clavado por una estaca con una tirada de Resistencia + Esquivar (dificultad 8).


     Garras: Este poder consigue, con un pequeño dolor, que las deformadas garras de los Épouvantes se transformen en terroríficas armas mortales.


     Sistema: Las manos se transforman en garras, sufriendo una herida normal. Las garras infligen un daño de fuerza +2.


     Extensión: La piel, los huesos y la carne del vástago se consiguen alargar de forma extraordinaria, virtualmente puede alargarse cualquier parte del cuerpo. Este proceso es rápido y muy doloroso. Sistema: Por cada punto de resistencia el vástago puede alargar cinco centímetros una parte de su cuerpo, se consume un punto de sangre en el proceso y dura cuanto se deseé (nunca más de una noche).


     Controlar Heridas: Con este poder el vástago controla sus heridas de tal manera que no pierde sangre por las hemorragias, sufre dos puntos menos en las heridas normales y uno menos en las agravadas (daño mínimo uno), y además estas se curan automáticamente en el plazo de una hora y las agravadas en una noche.


     Sistema: Automático.


     Nueva Extremidad: En un tormento de un turno al cainita puede surgirle una extremidad extra, habitualmente un brazo o tentáculo, de las mismas proporciones que los normales y en la parte del cuerpo que prefiera.


     Sistema: Se gasta un punto de fuerza de voluntad y dos de sangre para hacer surgir la extremidad, empero se sufre un nivel de herida agravada y una enorme cicatriz permanente en el lugar del nacimiento. El efecto dura una noche entera.


     Aberrante Ser de Pesadillas: Una vez se consigue este nivel de disciplina el vástago sufre un infierno de un día entre numerosos cambios de su anatomía. Los huesos se abren paso entre la carne en un proceso doloroso, la piel se desgarra entre gritos y los ojos sangran cristales de sangre… estos son ejemplos de los cambios que experimentaran para una culminación en un ser aún más horrible de huesos afilados en toda su estructura (rasgos más finos y afilados, no púas de huesos) sin piel en muchas parte del cuerpo.


     Sistema: Esta transformación aumenta la fuerza y resistencia del vástago en uno, otorga (o aumenta) un punto en las disciplinas de potencia y fortaleza.


     Semblante de Mefistófeles: Con este poder el vástago puede inspirar verdadero pavor al que mire su rostro los débiles de corazón morirán de miedo, otros entraran en coma, los más fuertes entraran en rotschreck y solo unos pocos elegidos sufrirán una fuerte impresión.


     Sistema: El poder dura un solo turno y consume un punto de fuerza de voluntad. Las víctimas deben hacer una tirada de fuerza de voluntad (dificultad 7), cada éxito consume un punto de fuerza de voluntad. Éxitos0123 EfectosMuerte (los vástagos entran en letargo)Coma (doce menos fuerza de voluntad días)Rotschreck (doce menos fuerza de voluntad minutos)Turno paralizado. En cualquier caso la cara se les grabará en la mente y es probable tener pesadillas el resto de su vida. El vástago se puede ver afectado si se ve él en un espejo o similar.


     Ello: Una nueva transformación asola al vástago más dolorosa y duradera, tanto que muchos han muerto y otros se han suicidado por no sufrir, durante una semana un terrible dolor interno que explota el ultimo día (si continúa vivo) transformándolo en un aberrante ser que causa pánico al verlo.


     Sistema: Cada día de metamorfosis debe gastar un punto de sangre y fuerza de voluntad, y hacer una tirada de resistencia + fortaleza (sin éxitos automáticos) dificultad de ocho, obteniendo como mínimo cuatro éxitos, por cada uno no conseguido sufrirá una herida agravada no curable hasta el fin de la transformación, un fracaso es la muerte no tener voluntad o sangre también. La metamorfosis aumenta en dos la fuerza, resistencia, potencia y fortaleza (máximo 10).Nadie más ha querido disminuir generación por miedo a su próxima metamorfosis y los que lo han hecho no han sobrevivido.