HIJOS del MIEDO

"Retrocedes ante mi aspecto, pero si conocieras la verdad tendrías muchas más razones para temerme. Tu mente está abierta a mi mente. Puedo conjurar tus miedos más profundos, y hacer tus peores pesadillas lo bastante reales como para hacerte enloquecer. Puedo estrujar tu corazón en mis manos, no importa lo mucho que intentes apartarte de mí. Todo con un sencillo gesto, costándome poco más esfuerzo que a tí te supone el respirar, así que todo se reduce a la siguiente pregunta: ¿cómo me convencerás para que no lo haga?"

Un Hijo del Miedo a una de sus víctimas

     Los Hijos del Miedo son en esencia Nosferatu que han aprendido a implantar la emoción del terror en sus adversarios. Su fundador se pierde en la noche de los tiempos: hace más dos mil años surgieron entre sus hermanos Nosferatu, indistinguibles de ellos en aspecto, pero su fama comenzó a extenderse poco a poco entre el resto de los Clanes. Durante un tiempo, fueron vigilados muy de cerca, hasta que sus propios hermanos decidieron que lo mejor era hacer su existencia lo más secreta posible. Así, pronto se logró convencer al resto del mundo que los Hijos del Miedo no era más que una organización, no una Línea de Sangre en sí.


     Desde entonces, los Nosferatu han protegido y ocultado a los Hijos del Miedo. Estos, a cambio, juraron no emplear jamás sus poderes sobre un Nosferatu, juramento que ha ido pasando de generación en generación, y que todavía mantienen. De hecho, no es ya una cuestión de honor personal: es que simplemente el Hijo del Miedo que pretende violar la prohibición termina comprobando que sus poderes fallan inevitablemente al intentarlo...


     Los Hijos del Miedo han sido siempre muy poco numerosos. Sus siniestros poderes los convierten en marginados entre los mismos Nosferatu, por propia voluntad, y viven junto con ellos, pero en lo más profundo de sus refugios. Cuando salen al exterior suelen ser confundidos con los Nosferatu, y se han tomado todas las molestias del mundo para que el resto del mundo siga cayendo en esa equivocación. De todos modos, dado el escaso número de Hijos del Miedo existentes, la confusión es lógica.


     En la actualidad, esta Línea de Sangre está desapareciendo, lenta pero implacablemente. Los Hijos del Miedo han terminado por integrarse de tal modo entre los Nosferatu que es común que un Vástago resultado del Abrazo por un Hijo del Miedo resulte finalmente ser un Nosferatu. A pesar de ello (o quizás por ello), los Hijos del Miedo se están volviendo más activos que nunca. Cada vez ejercen más abiertamente sus poderes, la mayoría de las ocasiones para poder aumentar la influencia de los Nosferatu en la comunidad vampírica. Por ello, estos últimos consideran a los Hijos del Miedo aliados importantes, y siempre acogen en su seno a uno de ellos que llegue a la ciudad sin conocer a nadie. Igualmente, saben que si pierden el control, las represalias podrían caer sobre toda la especie, por la que se preocupan por mantener a los Hijos del Miedo relativamente "tranquilos" (cosa cada vez más difícil).


     Apodo: Siniestros


     Apariencia: los Hijos del Miedo comparten con los Nosferatu su horrible apariencia. Han hecho de ello una especie de orgullo, ya que es un símbolo de su habilidad principal, la de provocar el miedo en sus víctimas. Por ello, un Hijo del Miedo jamás se ofende cuando alguien le insulta por su aspecto: aun así, puede castigar la mala fe del agresor verbal (aunque su dardo no haya alcanzado diana) de un modo poco agradable...En cuanto al atuendo físico, todos los Hijos del Miedo, sin excepción, llevan capuchas (al estilo monje). Este atuendo es típico de los Nosferatu, pero en los Hijos del Miedo adquiere nuevas dimensiones, ya que alguno de sus principales poderes requieren que su cabeza permanezca cubierta, al menos en algunos momentos.


     Refugio: los Hijos del Miedo tienen su refugio allá donde haya Nosferatu. No suele haber más de un Hijo del Miedo en una misma ciudad, si se exceptúa aquellas que se encuentran bajo el control de los Nosferatu, o en los que existe una gran población de estos.


     Orígenes: otro punto en el que coinciden Nosferatu e Hijos del Miedo es en el tipo de persona que escogen para Abrazar. Sin embargo, un mortal Abrazado por un Hijo del Miedo tiene un 20% de posibilidades (obtener un 1 o un 2 con un dado) de convertirse en un Nosferatu, en lugar de en un Hijo del Miedo. El Sire no dejará de lado por ello al nuevo Vástago, aunque sí es verdad que buena parte de su educación será llevada a cabo por los Nosferatu entre los cuales se hospeda.


     Creación de personajes: los Nosferatu son maestros manipuladores de la mente humana, por ello sus atributos Sociales suelen ser escogidos como Primarios (aunque mantienen la desventaja de poseer Apariencia 0). A parte de eso, existe una amplia variedad de Hijos del Miedo, dentro de lo que cabe en su pequeño número, claro.


     Disciplinas del Clan: Ofuscación, Animalismo, Phobos


     Debilidad: los Hijos del Miedo poseen Apariencia 0, al igual que los Nosferatu. De hecho, en aspecto son casi idénticos unos de otros, y sólo se diferencia a la hora de los poderes que emplean. Los Hijos del Miedo poseen una debilidad adicional: fracasan en todos sus intentos de ejercer la Disciplina Phobos sobre un Nosferatu. Ésto puede convertirse en un modo de detectar Nosferatu "disfrazados", aunque poco educado.


     Organización: los Hijos del Miedo están perfectamente integrados en la sociedad Nosferatu. Aunque en principio podrían ejercer puestos de mando, a la hora de la verdad suelen ocupar puestos de importancia, pero no con el liderazgo absoluto. Por lo visto, esta actitud es parte del acuerdo llevado a cabo entre Nosferatu e Hijos del Miedo hace siglos. Sin embargo, un líder Nosferatu inteligente se preocupa por tener a los Hijos del Miedo a su cargo (si es lo bastante afortunado como para disponer de ellos) satisfechos y bien tratados. Aplicando el ejemplo de la película El Padrino, no suelen ocupar el puesto de Don, pero son Consiglieri estupendos.


Arquetipos

     Nosferatu: nuestros hermanos de Sangre. Sin ellos, nunca hubiéramos sobrevivido, y le debemos mucho. En realidad, somos casi un sólo pueblo.


     Aunque siniestros y peligrosos, son valiosos aliados, y el hecho de que no puedan ejercer su poder sobre nosotros aumenta nuestra confianza en ellos.


     Resto de la Camarilla: si de ellos dependiera, no existiríamos en la actualidad. Nos temen, en realidad...y con una buena razón.


     Parecen Nosferatu, pero si sientes de repente que todo tu ser tiembla y que tus huesos se vuelven gelatina, descubrirás que hay diferencias más allá del mero aspecto físico...


     Anarcas: luchan por la libertad, lo cual está bien. Pero no vemos la necesidad de emplear sus métodos destructivos, cuando una amenaza a tiempo (sazonada con un uso adecuado de Phobos) puede hacer lo mismo.


     Estos extraños Nosferatu nos dejan tranquilos, lo cual es un alivio, peor no nos apoyan lo cual es un error. Antes o después, los Príncipes comenzarán una Cacería en masa, si los Nosferatu muestran algún signo de debilidad. Deberíamos avisarles.


     Sabbat: estos locos siembran el terror a su manera, y también emplean el miedo como arma. Pero cuando se tienen que enfrentar ellos mismos a sus miedos internos, descubren que es un arma de doble filo...


¡No dejes que te miren a la cara! ¡Acaba con ellos antes de que puedan darse cuenta de tu presencia! Sé de lo que hablo...


     Inconnu: estén donde estén, pueden quedarse allí por toda la eternidad, si les place. Por lo menos no nos molestan...


     Cuando surgió esta Línea Nosferatu, supuse que jugarían un papel importante si llegara a desarrollarse. Sin embargo, ahora que de desvanecen es cuando empieza a sentirse su influencia. Curioso...


     Garou: si tienes la desgracia de encontrarte con ellos y no logras hacerlos huir con el rabo entre las piernas a la primera, puedes darte por muerto, seguro...


"¡Recurren a su maldita magia, y hacen huir a nuestros guerreros como si fueran cachorros asustados! Pero los más valientes de nosotros logran sobreponerse a sus temores, y es entonces cuando estas criaturas comprenden que una de las caras del miedo es un rostro de lobo..."


     Magos: enemigos peligrosos, la mayoría de ellos. Muchos poseen el poder de proteger sus mentes de las agresiones externas...estos son los que más tememos. Por ello, procura no entrometerte en su camino, siempre que pueda.


"Recuerda, Aprendiz, que si proteges tu mente lo bastante nada ni nadie logrará arrebatártela. Cuando puedas resistir los ataques de los Hijos del Miedo sabrás que has alcanzado el grado de Maestro..."